Von Spanien nach Österreich!

OMG!!

¡Austria no tiene mar! ¡y hace mucho frío! ¡y está llena de austriacos! pero ¿¿dónde me he metido??

Ya iré actualizando lo que aprenda de mi nuevo país de residencia: que si cerveza y más cerveza, un poco de cultura y Ópera, el Tirol y bastante de frío y nieves. Estas son las primeras impresiones con las que me voy. Habrá que rellenarlas un poquete.

¡Nos vemos por Viena!

Ya, poquito a poco, voy conociendo mucho más de mi ciudad de residencia, ahora sí que estoy en condiciones de hacer de guía turística!. En Viena no te puedes perder:

  • Museums Quartier: Arte Moderno, Muse de historia del Arte, de Historia Natural…. para los amantes de las galerías aquí encuentras reunidos unos cuántos museos aunque no todos los que hay en la ciudad. Además este año es centenario de Gustav Klimt conocido por su obra “El beso”.

  • Hofburg o el palacio dónde residió Sisi Emperatriz: y es que ¿quién no conoce a la famosa princesa? Aquí además se puede encontrar el centro español de equitación. Justo al ladito 🙂

  • Rathaus y el Parlamento. Los dos edificios que a mí más me gustan de Viena.
                                   
  • Die Stadtoper: la Ópera, además de poder disfrutar de una buena obra en la ciudad que vio nacer a grandes y clásicos compositores, se puede hacer visitas guiadas que te llevan desde el patio de butacas al backstage
  • Stephansplatz: la catedral de Viena. Desde su torre pueden observarse unas vistas maravillosas.
  • Stadtpark: para darte un paseo, una de las muchas zonas verdes que puedes encontrar en Viena.

  • Schloss Schönbrunn: el palacio de verano. A mí me encantan sus jardínes, la glorieta y el que estén abiertos gratis al público.
  • Karlsplatz: donde encontrarás Karlskirche. En esta iglesia también puedes subir a la torre. Por lo visto merece la pena entrar, por ver los mármoles y subir hasta la cúpula.
  • La Liberación: un monumento levantado por los soviéticos tras la II Guerra Mundial tras la liberación de Viena de la ocupación alemana.
  • Belvedere: al lado del monumento anterior podemos encontrar otro palacio, y es que Viena es una ciudad imperial. En este se puede visitar el Alto y Bajo Belvedere. En el “Alto” hay una galería permanente de arte, entre lo que destaca el cuadro anterior mencionado de Klimmt.
  • Donauinsel: la isla del Danubio, aunque el tiempo en esta época no invitaba a ir, pero en primavera y verano promete mucho.
  • Donauturm: torre magnífica para disfrutar del skyline vienés.
  • Hundertwasserhaus: y es que yo le decía a mi hermano, es como las casas de Gaudí en Barcelona que están ahí, en medio del paseo, pero en Viena. jajajaj nada que ver, porque es diferente pero es un edificio por el que el arquitecto tuvo qeu pedir un permiso especial ya que rompe completamente con la línea que sigue Viena. Mola muchísimo y merece la pena verlo de día. Además al lado hay una especie de mercado interior con varias tiendecitas y una cafetería, decorado y construido siguiendo ese estilo tan chulo.
  • Grinzing y Kahlenberg: para hacer una escapadita y poder comer en un buen Heuriger. En Grinzing hay unos cuántos, comida casera, super rica. A unos 25 euros por persona. Y en Kahlenberg me han recomendado ir para poder dar un paseo por la montaña y disfrutar de las vistas. Sin embargo, el día que fuimos estaba lloviznando y no llegamos a subir, nos quedamos en Grinzing comiendo.

  • Prater: un gran parque para pasear, jogging, sacar a los niños a jugar… y además un parque de atracciones con la Wiener Reisenrad, la noria de Viena. Sin embargo mi consejo para ver unas buenas vistas es ir al Donauturm. Más barato que la noria además 🙂